La videovigilancia es una herramienta que utiliza los avances de la tecnología y la domótica para hacer un seguimiento en directo de una vivienda o negocio desde cualquier parte del mundo, a través de Internet, utilizando dispositivos tan comunes como el ordenador, móvil o tablet.

Los sistemas de vídeo análisis (Inteligencia Artificial) suelen estar compuestos por una instalación de cámaras de videovigilancia y un grabador digital junto con un disco duro donde se almacenan todas las grabaciones. El grabador está conectado a una red segura de Internet que permite a un equipo profesional de vigilantes a remoto ver la imagen captada por las cámaras inteligentes desde cualquier lugar, pudiendo intervenir a tiempo real cuando se produce una intrusión. Las cámaras inteligentes, por lo tanto, permiten blindar el 100% de la superficie exterior discretamente, sin necesidad de garitas de vigilancia física ni de sistemas tradicionales de detección exterior.

LA VIDEOVIGILANCIA PARA LA TRANQUILIDAD DE TODOS

Los sistema de videovigilancia son versátiles, ya que se les puede dar una gran variedad de usos según el tipo de usuario que los maneje. 

Para un negocio:

La seguridad en un negocio es imprescindible y los sistemas de videovigilancia permiten comprobar el correcto funcionamiento de la producción, mejorar las condiciones de seguridad de los empleados y ahorrar los costes derivados de emplear un equipo de vigilancia. Además, ante cualquier incidencia como robos o peleas, se pueden recuperar las grabaciones y servir como prueba en procedimientos legales.

Para el hogar:

Hoy en día existe un gran abanico de opciones de seguridad residencial que se integran con la arquitectura e interiorismo de las viviendas. Sobretodo ahora, durante la pandemia COVID-19 ha cobrado mayor importancia la seguridad en las segundas residencias; debido al confinamiento, quedan desprotegidas y son más vulnerables a robos y asaltos. La videovigilancia permite ver nuestra casa a remoto y en todo momento. 

Para personas que viven solas:

La videovigilancia aporta una mayor sensación de tranquilidad y seguridad a aquellas personas que viven solas y que quieren saber quién llama a la puerta antes de abrir o que quieren controlar la entradas y salidas de profesionales domésticos como el jardinero o el servicio de limpieza, o incluso durante obras. También resulta muy reconfortante para las personas mayores que buscan seguridad pero quieren seguir manteniendo su independencia.

Lugares públicos:

La videovigilancia es un instrumento clave en la prevención y resolución de delitos, y cada vez más municipios y administraciones públicas invierten en la instalación de cámaras de seguridad en lugares públicos que son objeto del vandalismo callejero como parques, instalaciones, monumentos, edificios públicos o mobiliario urbano.